• La baraja francesa inspiró a la inglesa que es la que se juego en los juegos de casino y en el poker.
  • Hay muchos juegos que empezaron a jugarse con la baraja francesa, como el Blackjack, que en Francia se llamó Vingt-et-un.
  • La fama de la baraja francesa se trasladó a otros ámbitos además del juego como, por ejemplo, en el cine o como recurso estadístico.

Contenido:

Los juegos de cartas son una parte de un casino online y los entretenimientos más populares siguen siendo el poker, el blackjack y el baccarat. Ambos juegos se juegan con una baraja completa, es decir, 52 cartas divididas en los cuatro palos que comprenden los corazones, las picas, los diamantes y los tréboles. Cada palo tiene 13 cartas que son A, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, J, Q y K.

Hoy merece repasar el maravilloso mundo del juego de cartas y, con él, el de la baraja francesa. Y es que Francia ha sido uno de los grandes desarrolladores de naipes, protagonistas de muchos juegos, y que ha sido influencia del diseño de la baraja inglesa, la reina de los casinos.

Así pues, con el objetivo de ayudar al jugador de casino a entender mejor las cartas francesas y sus juegos, vamos a realizar un recorrido histórico y social sobre la vida de los naipes galos.

Del origen de los naipes hasta la baraja francesa

  • Origen de los naipes

Los naipes fueron inventados originariamente en China, donde se piensa que su primera aparición tuvo lugar en el siglo IX. Sin embargo, parece que las cartas de la baraja comenzaron a ser mucho más populares en el siglo XI, con el desarrollo de diferentes tipos de juegos que se jugaban en toda Asia y que llegaron finalmente a Egipto.

Las primeras cartas de la baraja que llegaron a Europa fueron traídas por comerciantes italianos que las importaron desde Egipto. En sus palos figuraban los bastos, espadas, copas y oros que todavía aparecen en la baraja española. Cada palo contaba con 10 cartas de puntos y 3 figuras que eran el rey, un delegado del rey, y el tercero al mando... algo que sería clave para el futuro concepto de palo de la baraja francesa.

  • La llegada de los naipes a Europa

Las primeras barajas europeas aparecen hacia finales de la Edad Media. Por eso, no es de extrañar que los 4 principales estamentos de la época (iglesia, nobleza, comerciantes y servidumbre) tuvieran reflejo en los 4 palos de las distintas barajas, ya sea en las cartas españolas, alemanas, francesas o inglesas. En torno a 1380, el juego con cartas estaba ampliamente extendido entre la aristocracia terrateniente de París y Florencia.

Por aquel entonces, no había un proceso generalizado de fabricación de naipes, por lo que solo se elaboraban manualmente y, como eran muy caros, solo las personas más ricas podían disfrutar del juego. Carlos VI de Francia fue uno de los primeros monarcas europeos en recibir una baraja de cartas.

Sin embargo, durante el siglo XV se desarrollaron procesos para fabricar naipes usando bloques de grabado tallados en madera. En Alemania surgieron fabricantes de cartas profesionales que eran especialistas en la creación de barajas, lo que permitió que un nuevo grupo de personas disfrutara de este juego.

El juego más antiguo del que se conservan las reglas es el Karnöffel. Este juego surgió en Baviera y tenía un formato bastante complicado en el que había un "palo elegido" que vencía a los otros palos según las circunstancias; más tarde se convertiría en un pionero que inspiraría a otros juegos, incluidos, de la baraja francesa.

  • Los palos de la baraja francesa

Las primeras barajas francesas aparecieron a principios del siglo XV y son muchos los historiadores que señalan que surgió como adaptación de la baraja alemana, la cual utiliza 4 palos que son: hojas, bellotas, campanas y corazones. Según esta teoría, en Francia los palos se convirtieron, respectivamente, en trèfles (tréboles), piques (picas), carreaux (azulejos), y cœurs, por lo que los corazones se mantuvieron inalterables en ambas barajas.

Otras voces sugieren que las cartas galas provienen de las del tarot, que eran muy populares en el sur de Francia, y hay quienes señalan que son una derivación de los naipes españoles o italianos. Si hubiera sido así, la simbología de los palos franceses podrían haber derivado de los españoles de la siguiente forma:

  • Las copas españolas son el símbolo del cáliz eclesiástico y habría derivado en corazones.
  • Los bastos o, en concreto, sus hojas, se convertirían en los tréboles.
  • Las espadas quedarían representadas en las picas, que representan sus puntas.
  • Los oros, símbolo de riqueza, quedaría representado en los diamantes.
baraja española

La originalidad de la baraja francesa está con la introducción de la figura de la Reina (Dame) ya que en la española y alemana era representada por una figura masculina. Esta feminización de una de las imágenes puede deberse a la importancia en la historia francesa de las reinas o, incluso, a la figura de Juana de Arco, heroína del final de la guerra de los Cien años que finalizó en el siglo XV, justo con la aparición de la baraja francesa.

  • Las figuras en la baraja francesa

Algo único en la baraja francesa es que las figuras de las cartas representaban a personajes históricos y, muchas veces, a la carta se le llamaba de igual forma que a la persona real de la que se inspiraba. Además, dependiendo del momento histórico, los personajes elegidos para ilustrar la baraja cambiaban.

Algunas de las representaciones que se usaron en la baraja francesa son:

  • Para los reyes: David (rey bíblico), Carlomagno (emperador), César (Imperio Romano) y Alejandro (Grecia clásica).
  • Para las damas: Argine (que deriva de Regina por Maria de Anjou, esposa Carlos VII), Raquel y Judit (Biblia) y Palas Atenea, diosa griega de la sabiduría.
  • Para los valets (el equivalente de la sota en la baraja española): caballeros de la Mesa Redonda del Rey Arturo o La hire o Héctor, caballeros del rey Carlos VII.

Los reyes se convirtieron en ciudadanos de a pie después de la Revolución Francesa. Desde personajes clásicos como Bruto o Platón o filósofos de la talla de Molière o Voltaire fueron la inspiración de las figuras masculinas; para las damas se usaron la personificación de virtudes como Justicia y Prudencia. En esta época, las figuras también se sustituían por las cuatro estaciones del año o los cuatro elementos.

Después de Napoleón, volvieron a instalarse figuras reales como Francisco I y Enrique I en el caso de los reyes, Blanca de Castilla o Margarita de Valois para las damas y Roland y Crillon para los valets.

Llegado el siglo XIX, la iconografía cambió y tuvo una inspiración muy fuerte en novelas célebres de la época como la de “Los tres mosqueteros”.

De la baraja francesa a la inglesa

La baraja más conocida, hoy en día, y que se usa en la mayoría de juegos de casino es la baraja inglesa. Se cree que esta baraja llegó directamente desde Francia, ya que sus 4 símbolos de los palos son idénticos. También el número de figuras en cada palo y, por lo tanto, el número total de cartas, que en ambos casos es de 52. Sin embargo, existen algunas diferencias entre la baraja inglesa y francesa.

La principal diferenciación de la baraja francesa respecto a la inglesa, pero que responde únicamente a temas lingüísticos, es la letra que aparece en las figuras. En lugar de las famosas iniciales  K,Q,J de la baraja inglesa, en la baraja francesa se puede leer R (Roi), D (Damme) y V (Valet) para las 3 figuras: rey, reina y sota. 

Por otro lado, si algo hace peculiar a la baraja francesa y la diferencia de todas las demás es su diseño y la aparición de personajes históricos para determinadas cartas. Ya hemos visto como el gran emperador Carlomagno sirvió de inspiración para el diseño del rey de corazones o personajes bíblicos como Judit y Raquel representaron a las reinas de corazones y de diamantes, respectivamente.

Cuando en Inglaterra empezó a disfrutarse de los juegos de cartas, los fabricantes de naipes adoptaron el diseño francés pero modificaron algunos detalles y los palos de la baraja pasaron a denominarse tréboles, corazones, diamantes y picas. En Inglaterra, las cartas también mostraban un rey, una reina y una sota, a la que se conoce normalmente como knave en inglés.

A partir del siglo XVII, la figura de la sota cambió de knave a jack, ya que era más fácil distinguir esta última de la carta del rey cuando se utilizaban abreviaturas en las cartas. Es decir, la sota pasó de abreviarse como Kn (knave) a abreviarse como J (jack) para distinguirla de la K (King) de la carta del rey en los naipes franceses.

El rey era la carta de mayor rango de la baraja aunque, a finales del siglo XV, con frecuencia se tenía a los ases en mayor consideración que la que correspondería por ser la carta de menor categoría de la baraja.

baraja francesa

Juegos con la baraja francesa

La proliferación de los juegos de casino en las plataformas online no ha impedido que cada país haya mantenido con orgullo los juegos tradicionales que durante toda su historia se han ido popularizando. Así que, en este artículo que estamos tratando los juegos más destacados de baraja francesa, sería un pecado no dar a conocer una lista de juegos de cartas típicos del país de Asterix.

Seguramente, varios de ellos puedan considerarse juegos tradicionales universales de cartas, como la ruleta en vivo es el juego universal de todo casino, pero es que en Francia, los juegos de cartas han tenido un importante y particular desarrollo.

Lo cierto es que aunque jugar al veintiuno en España es algo muy popular, existe el formato siete y media como equivalente patrio. Del mismo modo, el blackjack suele jugarse con baraja inglesa, pero el vingt et un es exclusivo de la baraja francesa.

  • Vingt-et-un (Ventiuno)

Se trata del famoso juego que actualmente se conoce como blackjack y que su origen podría estar en otros juegos como el juego español Veintiuna. De hecho, es en la obra Rinconete y Cortadillo de Cervantes, de principios de siglo XVII, es donde aparece por primera vez la existencia de un juego de cartas que consiste en sumar 21 puntos, lo mismo que actualmente tenemos en el blackjack online.

En el siglo XVIII el juego vingt-un, nombre con el que se conocía antes de cambiar a vingt-et-un, se hace muy popular en Francia, y desde allí, se extendió a Alemania e Inglaterra primero y, posteriormente, a Canadá y los Estados Unidos en el siglo XIX, donde su nombre se transformó en el archiconocido blackjack.

Las reglas básicas del juego son de sobra conocidas: se trata de competir contra el croupier y de sumar una cantidad de puntos superior y sin pasarse de 21. La jugada perfecta es, precisamente, cuando se suma 21 puntos, algo que sucede, entre otras formas, cuando recibimos un as y una figura o la carta número diez.

  • Chemin de Fer

Aunque no es el juego más facil del mundo, se trata de uno de los juegos de casino más famosos que tienen su origen en Francia. A pesar de contar con un total de 140 reglas, la idea básica es que los jugadores, tras recibir sus cartas, obtienen una puntuación que oscilará entre 0 y 9, siendo 9 la mejor puntuación posible.

James Bond juega al Chemin de Fer en Dr. No, aunque en Casino Royale prefiere el poker. Fuente: The Casino Experience

En Chemin de Fer, las figuras y los dieces valen 0 puntos, el as es un punto y las demás cartas el valor que representan. Para obtener la puntuación solo tenemos en cuenta el último dígito, el de las unidades, sin tener en cuenta las decenas. Por ejemplo, si la suma de nuestras cartas da 13, la puntuación será de 3.

Como curiosidad decir que este juego, aunque realmente no hay apenas diferencia entre la baraja francesa o americana, el chemin de fer es típico de casinos franceses o monegascos y se juega con naipes franceses.

  • Bridge

Una de las posibles diferencias entre barajas francesas e inglesas, aunque no siempre es así, es que en la francesa las figuras suelen ser más grandes o vistosas. Y eso ayuda a la mecánica de este juego.

El bridge es un juego de estrategia mundialmente conocido. En 1925 el multimillonario norteamericano Harold S. Vanderlibt escribió las nuevas reglas del bridge para unificar las muchas variaciones que circulaban del mismo. Hoy en día, el bridge es considerado deporte olímpico por el COI, con el mismo status que tienen otros deportes como el golf o el ajedrez, aunque no se reparten medallas durante la celebración de los JJOO.

El juego del bridge es un juego de una larga historia y deberíamos remontarnos al siglo XVI al juego español Triumphus Hispanicus, hoy conocido como Arrastrao, y al Trumph and ruff de las islas británicas del que incluso se habla en una obra de Shakespeare en el siglo XVII, para encontrar sus referencias más antiguas.

El juego, que por aquel entonces era conocido como ‘whist’ en Inglaterra, llegó a Francia en el siglo XVIII y posteriormente entró con fuerza en Norteamérica en el siglo XIX.

Al bridge se juega con 4 jugadores divididos en 2 equipos o parejas separadas. Los 4 jugadores representan los 4 puntos cardinales: norte, sur, este y oeste. Se reparten las 52 cartas, 13 a cada jugador. En la primera baza, el jugador situado a la izquierda del repartidor es el primero en hablar. Los demás jugadores, siguiendo las agujas del reloj, deberán colocar otra carta del mismo palo, a menos que no se tenga ninguna.

  • Rummy

El origen de este juego es bien curioso. Surgió de la prohibición de jugar a las cartas en Rumanía en los años 30. El ingenio de los rumanos dio sus frutos y apareció este juego utilizando fichas de madera en lugar de naipes. Obviamente, hoy podemos disfrutar del rummy utilizando la clásica baraja francesa.

Existen numerosas variaciones del rummy. Se puede jugar con 1 o 2 barajas, con o sin comodines, designando al as como carta más alta  (high ace) o como carta más baja (low ace).

La idea básica del rummy es deshacerse de las cartas antes que tus contrincantes. Para ello, cuando sea nuestro turno, podemos tirar ternas o cuaternas (cartas del mismo valor pero distintos palos) y escaleras (4 cartas consecutivas del mismo palo).

Juegos baraja francesa
  • Miau

Aunque es un juego que consideramos propio de la baraja española, lo cierto es que las variantes más practicadas se juegan con baraja francesa.

Se trata de un juego en el que participan de 3 a 12 personas, repartiéndose cinco cartas a cada jugador y una carta común descubierta encima del mazo. El objetivo es, jugando con el mismo palo en todo momento, tratar de quedarnos sin cartas. El ganador es el primero que acaba la partida sin cartas propias.

La partida empieza tirando un palo y todos lo tienen que seguir. Si no tienen se puede tirar el mismo número. Lo interesante de este juego es que cada carta tiene un valor y significado diferente. Por ejemplo, el número 3 y el comodín sirven para cambiar de palo, el 10 cambia el sentido del juego y, con el 2, el que diga algo deberá robar una carta por cada segundo hablado.

La baraja francesa y los juegos de casino

Hemos comentado brevemente algunos de los juegos más populares para jugar con la baraja francesa aunque, realmente, podríamos jugar a cualquier juego de baraja inglesa o española.

Por ejemplo, las barajas inglesas y francesas son muy parecidas, así que podríamos jugar una partida de poker con las dos, y la única diferencia con respecto a la baraja española es que contamos con 1 carta menos por palo debido a la superstición española para evitar las 13 cartas, por lo que se eliminaron las reinas. Aún así, esto no impide que podamos jugar a la brisca o al cinquillo usando una baraja francesa.

Pero, ¿qué relación tienen los juegos de casino con Francia y su baraja?

  • Blackjack 

No es seguro, pero es completamente posible que el blackjack se originara en España, donde el juego se conocía en sus orígenes como veintiuna.También en España había un juego llamado "treinta y una", que en la práctica permitía a los jugadores tratar de llegar a un total de 31, aunque se podía utilizar un mínimo de tres cartas para conseguirlo.

En Francia se jugaba hace siglos al blackjack: sumar un total de 21 puntos con solo dos cartas solo puede conseguirse con uno de los cuatro ases de la baraja junto a una de las doce figuras. Los orígenes estarían en el juego de vingt-et-un, un juego que los casinos franceses adoptaron en el siglo XVIII y que se cree que deriva de otros juegos como Chemin de Fer y French Ferme.

El juego moderno del blackjack tiene sus orígenes en América, a donde fue llevado por los colonos para convertirse rápidamente en un popular juego de casino. Después de todo, su sencillez permitió que los jugadores entendieran fácilmente las reglas básicas del juego, y también es un juego social, que permite a los jugadores enfrentarse al croupier con la esperanza de vencerlo cada partida.

Sin embargo, al principio el juego en América era diferente a como lo conocemos hoy y el croupier era el único al que le estaba permitido doblar. Además, y de forma similar al póker, había una ronda de apuestas entre cada ronda de cartas, incluso aunque algunos jugadores hubieran decidido plantarse.

En 1931, Nevada fue el primer estado norteamericano que legalizó los juegos de azar, lo que hizo que los casinos se establecieran en esta región. En esta época, al blackjack todavía se lo conocía como 21; los casinos estaban ansiosos en atraer a clientes y les hacían ofertas especiales, como una mano que incluyera el jack de tréboles o el jack de picas, de ahí el origen del nombre blackjack.

  • Poker 

El parecido de la baraja francesa e inglesa permite que el poker se pueda jugar de igual forma con unas u otras cartas. Sin embargo, el auge del poker sucedió en el XIX y la baraja inglesa ya estaba más que asentada.​

El póker moderno tiene su origen en los Estados Unidos. La primera evidencia de partidas de póker puede encontrarse en la región conocida como Deep South, o el Sur Profundo, en las riberas del río Mississippi. Este juego se desarrolló cuando los jugadores descubrieron que había una manera de disfrutar de las cartas jugando en grupo y sin necesidad de un croupier o un casino.

El póker tiene muchas variaciones y las primeras partidas se jugaban con una baraja de 20 cartas y cuatro jugadores: todos los jugadores recibían cinco cartas y apostaban para ver quién tenía la mejor mano posible.

El primer boom del póker no tuvo lugar hasta la década de 1970, cuando el estado de Nevada y más concretamente Las Vegas, se convirtieron en el lugar donde se organizaban grandes torneos a los que los jugadores acudían en masa para competir por grandes cantidades de dinero.

Para ser exactos, las World Series of Poker empezaron en 1970, con Amarillo Slim y Doyle Brunson entre los jugadores que se convertirían en leyendas de la mesa de póker.

En los años 80, el juego del póker continuó siendo popular, y con la llegada del vídeo póker los jugadores pudieron jugar una partida y disfrutar realmente de efectos especiales, gráficos y sonidos. Esto añadió una nueva dimensión a los naipes, aunque a partir de este momento hubo una menor necesidad de cartas reales.

En los años noventa nació Internet, y Planet Poker organizó la primera partida de póker online con dinero real en 1998. La aparición de la Web Mundial aceleraría la popularidad del juego y se redujo la necesidad de cartas reales.

La modalidad más popular de póker en línea es actualmente el Texas hold 'em, en el que cada jugador recibe dos cartas para después repartir cinco cartas comunitarias que se colocan en el centro de la mesa. Cada jugador intenta conseguir la mejor mano posible con esa combinación de siete cartas y apuesta en consecuencia.

Hoy por hoy, el poker es un juego que a pesar de tener en los Estados Unidos la referencia mundial, mantiene enfervorizados a jugadores de todo el mundo. Por ese motivo, la organización de las World Series of Poker, WSOP, decidió expandir su marca de torneos a otros continentes.

 En 2007, se realizó por primera vez las World Series of Poker Europe, WSOPE, que de la misma forma que su homólogo WSOP en EE.UU. repartía brazaletes de oro y brillantes a los ganadores de cada uno de los torneos.

Fuente: 2èmeÀdroite

Si bien fue el Reino Unido la sede de las primeras ediciones de WSOPE, un acuerdo entre WSOP y Barrière Casinos, permitió que Francia albergara las WSOPE entre 2011 y 2013. Las dos primeras ediciones tuvieron lugar en el Majestic Barrière en Cannes, en la lujosa Costa Azul, mientras que la cita de 2013 tuvo lugar en el casino offline que Barrière Casinos tiene muy cerca de Paris, en Enghien-les-Bains.

La baraja francesa y su universo más allá del juego

La baraja francesa, además de los juegos, tiene su propia fama y está presente en muchos ámbitos de nuestra vida. Solo hay que ver que en Francia, las cartas tienen su propio templo: el Club Aviation de Paris.

La baraja y su “club” de fans

Durante más de 100 años, el Club Aviation de Paris ha sido algo más que una sala de juegos. Situada en el corazón de Francia, en los Campos Eliseos parisinos, el Club Aviation de Paris abrió sus puertas en 1907. Desde entonces, se fue convirtiendo, poco a poco, en La Meca de jugadores no solo franceses sino venidos de todo el mundo e interesados por su atmósfera y su dilatada trayectoria.

En los últimos años, el Club Aviation de Paris se fue especializando en poker, tanto en mesas de cash game como en torneos. Incluso alojó una etapa del World Poker Tour en 2005. Sin embargo, una decisión judicial forzó su cierre en 2014 y los nostálgicos del Club Aviation de Paris todavía no han podido resarcirse de esa tan lamentada pérdida.

En todo caso, como sucede con algunos casinos de España, este club acogía al mismo tiempo grandes eventos de poker con las más exclusivas mesas de ruleta y blackjack, sirviendo también como escenario para ceremonias, como la que mostramos en el vídeo de más adelante, y para películas de blackjack y otras temáticas de casino que quedarán en la memoria de los fans más nostálgicos.

Fuente: OZprodOZprod

La baraja francesa, el cine y la música

Las cartas de la baraja francesa llevan apareciendo, desde hace décadas, en el cine, la televisión y la música. También hay canciones cuyo título hace mención a las cartas como "Ace of Spades" de Motörhead y "Queen of Hearts" de Hank DeVito. También a lo largo de los años ha habido películas famosas en las que aparecían las cartas de la baraja, lo que hace pensar en varias de las películas de James Bond en las que hay al menos una escena que tienen lugar en el casino.

A menudo, se representa a los casinos como lugares misteriosos que ocultan secretos, y en estas representaciones figuran regularmente las cartas de la baraja y el blackjack como juego predilecto. También hay cartas de tarot, que son un elemento importante en la película de Bond Live and Let Die, en la que estas cartas centenarias están estrechamente ligadas a predecir el futuro.

La baraja francesa como recurso matemático

Además de para jugar o para formar parte activa del universo del cine y la música, la baraja francesa es un excelente recurso para practicar y aprender problemas de estadística.

Son muchas las formas en las que la baraja francesa nos puede ayudar como recurso estadístico. Uno de ellos es el experimento de extracción de cartas que se puede realizar con reposición en la baraja o sin ella y, a partir de ahí, calcular las probabilidades.

Imaginemos que tenemos las 52 cartas de la baraja más dos comodines o joker, por lo que en total contaremos con 54. Con esto, podremos calcular la posibilidad con la que cualquier suceso se desarrolle mediante la regla de Laplace. ¿Qué cuál es esta regla? Muy sencillo: Laplace decía que si tenemos una serie de sucesos que tienen la misma posibilidad de que sucedan, la probabilidad de que algo ocurra se calcula dividiendo el número de casos favorables por el número de casos posibles.

Suceso=  Casos favorables/ casos posibles.            

Un ejemplo sencillo para entenderlo lo tendríamos en el juego de los dados. Pensemos en la posibilidad que hay de que salga un número impar, es decir, 1, 3 y 5. El número de casos favorables sería las posibilidades que hay de que salga un número impar, que en este caso serían 3; el número de casos posibles serían todas las posibilidades de que salga un número, que si hablamos de dados son 6.

La probabilidad de que salga el suceso llamado “número impar” es de 3 entre 6, es decir 0,5.

Si utilizamos la baraja francesa como recurso estadístico y aplicar la regla de Laplace tendríamos que diferenciar entre una situación en la que cogemos una carta y luego la reponemos y la que la cogemos sin reposición:

  • Con reposición, la posibilidad de que nos toque una carta en concreto sería la siguiente si tenemos en cuenta que el caso favorable es que salga la carta en cuestión y los casos posibles la cantidad de cartas que hay en la baraja:

1/54= 0,018

En el caso de que queramos saber la probabilidad de que salga un comodín, como hay 2, quedaría así:

2/54= 0,037

  • Sin reposición, quiere decir que cogemos una carta y que no la volvemos a poner en el mazo, lo que hace que la probabilidad de que vaya saliendo una en concreto vaya aumentando al haber, cada vez, menos cartas. Para este experimento, quitaríamos los comodines y, entonces, la posibilidad de que salga una carta en concreto iría aumentando, variando 0,019 hasta 1.

La baraja francesa para leer el futuro

Ya hemos comentado que uno de los posibles orígenes de la baraja francesa estaría en las cartas del tarot que eran muy populares en el sur de Francia. En muchos lugares, para leer el futuro se utiliza la baraja francesa porque es más sencillo y barato poder tener acceso a una de ellas.

La lectura de la baraja francesa es mucho más concreta que la que se hace con la del tarot. En este sentido encontraríamos las siguientes interpretaciones analizando las cartas por niveles:

  • Primer nivel: colores

Las cartas de color negro (picas y tréboles son negativas) y las rojas positivas.

  • Segundo nivel: palos

Corazones: representan el amor, los amigos y la familia

Diamantes: es el dinero y los objetivos finales que tenemos.

Trébol: es la representación del trabajo y de los planes que vamos haciendo.

Picas: representan los problemas.

  • Tercer nivel: números

As: representa los comienzos

2: es el número de los intercambios

3: la evolución

4: la estabilidad

5: todo lo relacionado con el cuerpo incluida la salud.

6: la dirección que hay que seguir

7: los problemas

8: las ideas

9: los cambios de la vida

10: el final de algo

Reyes: simboliza el poder y representa a los hombres.

Reinas: simboliza la verdad y es la representación de las mujeres

Sotas: mensajes y alguna persona joven

Y a partir de estos niveles, se procede a la lectura según las diferentes combinaciones que puede haber entre las cartas.

Fuente: Escuela Rusa del Tarot

Conclusiones sobre la baraja francesa

La baraja francesa es una de las más importantes porque de ella deriva la inglesa, que es la que hoy se usa en los casinos y en los torneos de poker. La fama de esta baraja es tal, que ha traspasado el mundo de los juegos para colarse en otros aspectos de la vida, como el cine o las matemáticas.

Hoy hemos visto un poco de su historia y de los juegos que ha protagonizado desde el principio de su historia aunque, como hemos visto, cualquier pasatiempo se puede jugar con esta baraja, incluido, el de conocer nuestro destino formando parte de la clasificación de cartas del futuro.

Sobre el Autor
Por

Casany es periodista con amplia trayectoria en la creación de contenidos, tanto audiovisuales como web. Por su profesión, empezó su relación con los juegos de casino investigándolos para poder escribir sobre ellos y sobre la experiencia de los usuarios. Y así, de paso, poder entender sus secretos para ayudar a los lectores a divertirse mientras conocen los misterios del juego. 

Articulos Relacionados
Qué visitar en Las Vegas: 10 sitios imprescindibles

¡Descubre qué visitar en Las Vegas!

Casino Gran Madrid: dos sedes, misma diversión

El Casino Gran Madrid

Cómo jugar al juego de cartas 31

Descubre el juego del 31

Blackjack vs poker, ¿quién da más?

¿A qué jugamos?

Casino Barcelona - ¡La guía definitiva!

Casino Barcelona, un ambiente único.

Instant Gaming, la revolución del gaming

Instant Gaming: juega más, paga menos

Casino Torrelodones, el casino de Madrid

Casino Torrelodones, el casino de Madrid

Juegos raros, pero que muy raros

Juegos raros para flipar

Crupier película, una joya neo-noir

Croupier, un film sobre vida y juego

Dealt, lo que tus ojos no ven

Dealt, magia revelada